Tus datos en peligro: ¿Realmente sirve firmar una petición en Change.org?

Tus datos en peligro: ¿Realmente sirve firmar una petición en Change.org?
Tus datos en peligro: ¿Realmente sirve firmar una petición en Change.org?

Especialistas advierten que las firmas son simplemente para el uso y venta de datos utilizando las causas más nobles.

Son múltiples las causas y peticiones que encontramos en Change.org, la mayoría de ellas muy justas y dignas y con un amplísimo apoyo popular. Son muchas las personas las que firman dicha petición con la creencia y la confianza de que están apoyando una causa con todas las de la ley y, sobre todo, que esa firma está sirviendo para poder ayudar a dicha causa. Pero la verdad es otra.

Ricardo Galli, el creador de Menéame, fue el primero en sospechar y comenzar a investigar sobre el tema cuando recibió correos como si hubiese firmado algunas peticiones. Inmediatamente después comenzó a recibir distintos correos de varias marcas que le hicieron tener ya la certeza de que los datos eran vendidos al mejor postor por fuera de la plataforma “tan humanitaria”.

¿Por qué no son fidedignas las firmas en Change.org?

La respuesta corta es fácil: no hay un control de identidad serio. Se puede introducir cualquier correo, que no tendrás ni que pulsar un enlace de validación para probar que eres una persona. Change.org sólo quitará la firma si el correo no existe y el servidor de correo devuelve el mensaje.

Según Galli, si nos vamos a lo más interno, tampoco hay demasiadas verificaciones. No hay restricción de votos por IP (según el sitio, la restricción se hace en revisiones posteriores, lo que no es ni mucho menos una buena práctica). Y lo que más me ha sorprendido de todo: tampoco hay un control para evitar varios votos el mismo navegador. Es decir, que puedes salir de la sesión y volver a firmar con otro correo. Ni borrando cookies ni pasando a una ventana de incógnito.

El modo de proceder a realizar una firma, sigue siendo poco serio. Informan de que las firmas tienen validez porque se comprueba la autenticidad del correo electrónico. Es decir, es tan válido un correo personal creado y gestionado por una persona (ejemplo: misionerogato@gmail.com) que un correo dado de alta por cualquier motivo (probandolapavada@gmail.com). Para Change, ambos correos son igual de válidos. Por otra parte, para que una firma tenga validez jurídica, tiene que figurar el nombre completo y real del firmante. Esta es una prueba de firma realizada con Change NO SIRVE PARA NADA.

¿Pedir que mis amigos firmen es someterlos al engaño?

La respuesta es simplemente SI. El que tus amigos firmen con sus datos y correos algo tan poco serio y sin sentido es someterlos en un futuro inmediato a una constante carga de spam que recibirá en su bandeja de entrada. ¿Ya lo hiciste?.

Por otra parte, para muchos puede resultar extraño que algunas campañas de recogida de firmas tengan más presencia que otras, estén durante más tiempo en portada y se viralicen más en redes sociales. ¿A qué os suena eso? Efectivamente, una campaña de publicidad y en muchos casos, propaganda política. SI, de eso ganan además de vender tus datos.

Las primeras denuncias públicas contra Change.org se dieron en el en el año 2011, donde trascendieron sus ganancias por un total de 3,7 millones de dólares en beneficios y de 15 millones un año más tarde, llegando así al 2016 donde se habla de más de 300 millones en ganancias. ¿Seguirás enriqueciéndolos ahora a cambio de calmar tu conciencia y no conseguir nada?.

¿Qué a veces se cambian cosas? ¿qué todo sirve? Los casos donde se ha cambiado algo ha sido debido a la presión social en la calle o en las propias instituciones, nunca por clicks electrónicos disociados a toda acción de calle en ese lugar que algunos locos llamamos realidad.

Clicks por separado no valen para nada pero los clicks acompañados de actuación tampoco, porque lo que sirve es la actuación. La realidad no se cambia sin actuar en ella, sin ejercer presión o auténtica resistencia. El sistema y sobre todo sus consecuencias, no se cambian recogiendo firmas desde internet, mucho menos firmas sin compulsar como las de Change.org, donde se están forrando a costa de la ingenuidad y la “caridad” de demasiada gente.

Comentar con Facebook

Visitemos Misiones no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.