Historia Viva: ‚ÄúEl √ļltimo hidroavi√≥n a Posadas‚ÄĚ

Hidroavión a Posadas
Hidroavión a Posadas

A mediados del siglo XX, la ciudad de Posadas contaba con un servicio de un vuelo directo hasta la tierra colorada. Se trataba de un hidroavi√≥n cuatrimotor Short Sunderland de Aerol√≠neas Argentinas que vol√≥ hasta los a√Īos 60 y que fuera dise√Īado para la segunda guerra mundial.

Con el t√©rmino de la segunda guerra mundial las naciones vencedoras se encontraron con much√≠simos excedentes de materiales b√©licos, entre los que figuraban cientos de miles de aviones de todo tipo. Por poco m√°s de dos mil d√≥lares ‚Äúde los de antes‚ÄĚ se pod√≠an conseguir bimotores de transporte y por 250 d√≥lares motores en estrella para estos aviones que ser√≠a uno de los medios de llegar hasta nuestra provincia.

La firma brit√°nica Short fabric√≥ a partir de dise√Īos de los a√Īos treinta unos grandes hidroaviones a los que denomin√≥ ‚ÄúSunderland‚ÄĚ, cuya funci√≥n era servir como patrulleros de largo alcance y, eventualmente, como transportes de carga transoce√°nica, bombarderos antisubmarinos o guardacostas. Eran muy lentos, quiz√° por su voluminoso casco, pero compensaban eso con sus otras prestaciones, para las que no se les exig√≠a velocidad. Ten√≠an¬† torretas giratorias con ametralladoras o ca√Īones en su proa y en su popa, y pod√≠an agreg√°rseles otras armas similares (pero no dobles o gemelas) en su dorso y laterales. Las bombas se dispon√≠an en lanzadores externos bajo las gruesas alas que ten√≠an tal espesor que por su interior pod√≠an arrastrarse los mec√°nicos hasta los dos primeros motores, abriendo los bordes para que sirvieran como balcones de mantenimiento. Durante la guerra, realizaron numerosas operaciones. Hasta se dec√≠a que hundieron algunos submarinos y lograron alcanzar a aviones de la Luftwaffe que intentaron atacarlos.

La incipiente Aerol√≠nea Argentina compr√≥ media docena de estos grandes hidros para utilizarlos primero en sus itinerarios transatl√°nticos y luego en sus servicios mesopot√°micos, en regiones donde la carencia de buenas pistas era sustituida por abundantes espejos de agua, tanto cursos de r√≠os como lagunas y a√ļn esteros, alternativas s√≥lo para emergencias.

Hidroavión a Posadas
Folleto que se entregaba en 1956 a los pasajeros de los Sunderland.

Las conversiones de uso b√©lico a funciones pac√≠ficas se realizaban en muchos talleres privados pero luego las mismas f√°bricas efectuaban esas modificaciones. As√≠ los Sunderland ya convertidos pasaron a llamarse ‚ÄúSandringham‚ÄĚ, con las torretas cerradas (solamente la delantera conservaba un tambucho para tareas de amarre) y sus interiores ofrec√≠an disposiciones para pasajeros y peque√Īas cargas. Quiz√° como influencia de las instalaciones que ofertaban los ferrocarriles estos hidroaviones presentaban asientos tipo literas enfrentadas y en boxes de seis asientos. Una curiosidad que luego se apreci√≥ en otros grandes aviones, como los Stratocruiser o m√°s modernamente en los Jumbo, eran sus escaleritas caracol que comunicaban sus cubiertas inferior con la superior.

La aparici√≥n de aviones m√°s r√°pidos y de mayor capacidad, as√≠ como la construcci√≥n generalizada de aeropuertos con buenas pistas hizo que se abandonara la fabricaci√≥n y el uso de grandes hidroaviones. Varias firmas brit√°nicas construyeron verdaderos gigantes con cascos y hasta el famoso Howard Hugues dise√Ī√≥ un mastodonte de madera que apenas hizo un breve vuelo, pero la falta de demanda hizo que los servicios con hidroaviones se dejaran de lado, sin llegar a alcanzar la d√©cada del sesenta. Por tal motivo tambi√©n a principios de este a√Īo los vuelos dejaron de hacerse. El gran casco del ‚ÄúSunderland‚ÄĚ abri√≥ entonces dos altos surcos de agua frente al puerto de Posadas la √ļltima vez.

An√©cdotas de Viajes: ‚ÄúEl Vuelo secreto de Adolf Eichmann‚ÄĚ

El Hidroavi√≥n que llegaba a Posadas ten√≠a por aquellos a√Īos cientos de an√©cdotas, pero hay una en particular que durante muchos a√Īos se hac√≠a eco en las calles terradas de toda la provincia. ‚ÄúEl Vuelo secreto del ex coronel de la SS de Adolf Hitler, Adolf Eichmann‚ÄĚ.

En 1960 una de las noticias más impactantes del mundo era la detención del criminal de guerra Adolf Eichmann y particularmente en Misiones, ya que se comenzaba a correr la voz de que efectivamente había hecho su paso por nuestra provincia.

El subalterno de Hitler llegó a la Argentina en 1950 y obtuvo su cédula de identidad con el nombre de Ricardo Klement. Era un hombre taciturno que hablaba poco o nada el castellano, que guardaba dentro de sí la memoria de sucesos terribles, pero su vínculo y que nos lleva a tan particular caso es que por aquellos días se comentaba que su viaje hacia Misiones había sido justamente a bordo de este hidroavión.

Eichmann fue raptado y trasladado a Tel Aviv en una de las operaciones m√°s precisas y minuciosas que se hayan registrado hasta ahora. Ya se sabe el destino posterior: su condena a muerte y las refriegas diplom√°ticas en el plano internacional por obra del secuestro.

Por:  Prof. Eduardo Silva para Visitemos Misiones

Comentar con Facebook

Visitemos Misiones no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.