Puma en Iguaz√ļ: el caso que conmovi√≥ al pa√≠s en 1997

El triste recuerdo del caso que conmovi√≥ al pa√≠s, donde un puma le quitara la vida a un ni√Īo de solamente 20 meses en Septiembre de 1997.

Iguaz√ļ 1997
Iguaz√ļ 1997

En la actualidad, se busca intensamente a un puma divisado en varias oportunidades por turistas, incluso por c√°maras de seguridad del Parque Nacional Iguaz√ļ. Aunque se extremaron las medidas de seguridad, muchos de los Guardaparques creen que se tendr√≠a que haber cerrado el acceso a turistas para evitar una posible tragedia, pero las √≥rdenes directas de que el turismo ‚ÄúNO puede detenerse‚ÄĚ es una prioridad superior para los altos mandos. En tal sentido, algunos de ellos se comunicaron con Visitemos Misiones y recordaron el caso del a√Īo 1997.

Aquel¬†21 de Setiembre de 1997, Ignacio, el hijo menor de Esteban Ter√°n Luna, jefe de Guardaparques del Parque Nacional Iguaz√ļ, de apenas 20 meses de edad, estaba jugando en el jard√≠n de su casa junto a su hermana de seis a√Īos y otros ni√Īos, a escasos 100 m del acceso al paseo superior de las Cataratas. Si visitaron alguna vez las Cataratas del Iguaz√ļ es el paso obligado y por cierto muy concurrido, para realizar las visitas a pie de estas maravillosas Cataratas. Seg√ļn el relato de los otros ni√Īos, el peque√Īo fue atacado por la espalda por un puma, quien lo arrastr√≥ hasta el interior del Parque. Su ropa y parte de su cuerpo fue hallado oculto en el follaje unas horas despu√©s del ataque no muy lejos de la vivienda que ocupaba el guardaparque y su familia. De inmediato las autoridades ordenaron un intenso rastrillaje para capturar al felino disponiendo a su vez el cierre del parque al p√ļblico hasta nuevo aviso.

Puma asesino
Puma asesino

Al d√≠a siguiente, una patrulla de guardaparques divis√≥ y mat√≥ a un puma hembra, joven, que recorr√≠a la selva muy cerca del salto Dos Hermanos, sitio masivamente visitado durante las caminatas. El animal fue trasladado a un laboratorio m√©dico veterinario en Foz de Iguaz√ļ para practicarle la autopsia. Los primeros an√°lisis dieron resultados negativos ya que no pudo comprobarse que hubiera ingerido carne humana. Desde el ataque hasta la captura del animal, hab√≠an pasado m√°s de 18 horas y un felino de esas caracter√≠sticas realiza su digesti√≥n dentro de las 12-13 horas, por lo que se dudaba si el animal capturado era o no el responsable de la muerte de Ignacio. El parque continuaba cerrado mientras se prosegu√≠an con las investigaciones coleccionando rastros del animal que pudieran llegar a la verdad de los hechos, ya que desde hac√≠a unas semanas¬† se ven√≠an efectuando avistajes de un ejemplar de puma que capturaba a sus presas naturales (coat√≠es y cuises) a la vista de los turistas.

A fines de setiembre se consultó al Dr. Fernando Cardini, especialista en pericias químicas y ex docente de la Cátedra de Toxicología y Química Legal de esta Facultad, ante la posibilidad de que pelos hallados en el contenido intestinal del animal pudiesen ser investigados.

En un gran n√ļmero de investigaciones criminales, el estudio de pelos encontrados en la escena del hecho, brinda evidencias cient√≠ficas de poder probatorio. Por fr√°gil que pueda parecer, el pelo a menos que se queme o se trate con √°cidos, es pr√°cticamente indestructible. Acumula gran informaci√≥n del individuo a quien pertenece, humano o no, de qu√© parte del cuerpo proviene, raza, e incluso si est√° completo se puede conocer el sexo, grupo sangu√≠neo y tipificar su DNA.

Por lo tanto para estos estudios se le remitieron al Dr. Cardini muestras de pelos extraídos del contenido intestinal, líquido intestinal, pelo del puma de diferentes partes del cuerpo y cabellos del menor extraídos de la remera.

Los estudios realizados demostraron que en el contenido intestinal del puma hab√≠a una serie de pelos de animales peque√Īos y adem√°s, la presencia de cabellos humanos. Los cabellos de la remera del ni√Īo fueron comparados con los extra√≠dos del felino y pudo comprobarse que sus caracter√≠sticas morfol√≥gicas eran similares (pigmentaci√≥n, di√°metro promedio, longitud, tipo de medulaci√≥n e √≠ndice escamoso). Si bien se obtuvo la certeza de que se trataba de cabellos humanos, la ausencia de ra√≠z no permiti√≥ otros estudios para descartar otro origen que no fuera el del peque√Īo Ignacio (estudios de sexo, grupo sangu√≠neo o DNA). Por otro lado, como no se reportaron otros ataques a personas dentro del parque hac√≠a poco probable que se tratara de cabellos humanos de otra persona.

Por la minuciosa observaci√≥n de los diferentes pelos del animal que hab√≠an sido remitidos, se obtuvo un dato adicional que permiti√≥ corroborar que el puma en cuesti√≥n era el responsable de la muerte del ni√Īo. En los pelos de la garra del animal se observ√≥ un rastro adherido a ellos que parec√≠a ser sangre seca, si bien s√≥lo era perceptible bajo el microscopio con un aumento de 400 x. El 9 de octubre los profesionales de la Administraci√≥n de Parques Nacionales (APN) remitieron una veintena de hisopados en soluci√≥n fisiol√≥gica de la base y vaina de las garras y de los pelos que las rodeaban. En estos hisopados pudo comprobarse la presencia de sangre humana perteneciente al peque√Īo Ignacio.

Si bien se restablecía la tranquilidad y el parque era reabierto nuevamente a los turistas, hubo un cambio significativo en la seguridad del lugar.

El relato hist√≥rico fue obtenido y los detalles t√©cnicos fueron obtenidos de “T√©cnicas de Investigaci√≥n Criminal”, del Dr. Fernando Cardini, Editorial Dunken, 2001.

Así presentaba el Caso América Noticias en 1997

 

Comentar con Facebook

Visitemos Misiones no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.