Uno de cada tres docentes sufre alg√ļn tipo de estr√©s o depresi√≥n

Uno de cada tres docentes sufre alg√ļn tipo de estr√©s o depresi√≥n
Uno de cada tres docentes sufre alg√ļn tipo de estr√©s o depresi√≥n

La baja cada mes por estr√©s y depresi√≥n no es tenida actualmente en cuenta por ning√ļn organismo, pero la falta de respuestas a las necesidades b√°sicas conjugadas con los magros sueldos ser√≠a una de las causas principales.

En la mayor√≠a de estos casos, el motivo es el estr√©s o la depresi√≥n, aunque en los √ļltimos tiempos los psic√≥logos utilizan el t√©rmino¬† ‚Äėquemados‚Äô, proveniente del ingl√©s burnt out. Pese a la relevancia que ha adquirido este problema en los √ļltimos tiempos, se trata de evitar que estas cifras trasciendan a la opini√≥n p√ļblica.

Seg√ļn los expertos, la causa principal para que los docentes padezcan tanto estr√©s es la diferencia que hay entre las expectativas que tienen cuando empiezan a trabajar y la realidad que se encuentran. Para esto, sugieren que debe haber un mayor reconocimiento social de la profesi√≥n del docente. Y lo m√°s importante, se les debe dotar de una formaci√≥n adecuada y de las estrategias comunicativas necesarias para estar preparados ante su trabajo.

Para algunos investigadores (Haberman, 1995) el “s√≠ndrome de agotamiento” es una condici√≥n en la cual el maestro se considera a s√≠ mismo como un empleado y deja de ser un profesional. El docente ense√Īa sin ning√ļn compromiso emocional por su labor y sin percibir un sentido de eficacia. Llega un momento en que se convence de no significar una diferencia en la vida de sus estudiantes lo cual le hace concluir en que no es necesario seguir preocup√°ndose por ellos o llevar a cabo un esfuerzo serio por mejorar su ense√Īanza.

En nuestro país, el cuadro de situaciones de estrés se plantea en primer lugar por alumnos problemáticos, falta de recursos e instalaciones inadecuadas así como confrontaciones con la administración escolar.

Por otra parte, algunas causas intrínsecas relacionadas tanto con los atributos personales del maestro así como su deseo de reconocimiento social parecen influir también en la condición psicológica del docente.

Comentar con Facebook

Visitemos Misiones no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.