Presentan proyecto contra la explotación infantil en los yerbales

Presentan un proyecto contra la explotación infantil en los yerbales
Presentan un proyecto contra la explotación infantil en los yerbales

La iniciativa ya cuenta con el apoyo de 55 mil firmas –en petición online- y fue presentada por dos diputadas de Cambiemos, Patricia Giménez y Myriam Juarez, que se sumaron a la propuesta de la ONG “Un sueño para Misiones”. Este domingo se conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil y el proyecto podría comenzar a tratarse esta semana. 

La ONG “Un sueño para Misiones” y las diputadas radicales Patricia Giménez y Myriam Juárez, impulsan un proyecto que busca erradicar la explotación infantil de los campos de cosecha de yerba mate, el cual podría comenzar a ser tratado esta semana en el Congreso de la Nación. La iniciativa pergeñada por la ONG, cuya referente visible en Misiones es Patricia Ocampo, ya cuenta con el apoyo de 55 mil firmas, que se sumaron a través de una petición online. “El objetivo es tener en góndola productos certificados como ‘libres de trabajo infantil’ para que los consumidores podamos elegir, estos productos costarían unos centavos más y el dinero iría directamente al salario de los cosecheros para que no tengan que llevar a toda su familia a trabajar a los campos”, explicó a Télam, la referente de la ONG. El proyecto prevé que las universidades sean las encargadas de supervisar que los yerbales no tengan trabajo infantil y otorgar el certificado, y para apoyar su aprobación se puede firmar el petitorio en www.change.org/p/yerba-mate-sin-trabajo-infantil-jorgetriaca. Cabe aclarar que el proyecto no propone modificaciones en la forma en que está organizado el trabajo en los yerbales, y más específicamente, no se propone erradicar el pago por producción y el trabajo a destajo, con lo que esta cuestión no entra en el debate. Los controles pueden resultar efectivos –en última instancia, se reconoce tácitamente que los controles del Estado provincial, municipal y nacional, no son efectivos para erradicar la explotación infantil-, pero no resuelven el problema de fondo: los trabajadores necesitan sumar brazos para cobrar mejor. El proyecto, cuya autora original es la diputada mandato cumplido Julia Perié, del Frente para la Victoria, fue reimpulsado por las legisladoras de Cambiemos para que no pierda estado parlamentario y presentado en diciembre último con el objetivo de que sea aprobado este año; sin embargo, aún se encuentra en la comisión de Niñez y Familia, la primera que debe evaluarlo. La lucha de la ONG mencionada comenzó en 2013, cuando tres niños de 13, 14 y 17 años que viajaba junto a sus padres y otros chicos en un camión rumbo a un yerbal, murieron en la llamada “Tragedia de Salto Encantado”. En el siniestro vial que se produjo por la falta de controles en las rutas de Misiones y la práctica de transportar a trabajadores y niños encima de la carga de raídos de yerba, tuvo un saldo de ocho víctimas fatales: Fernando Piñero (13) y su papá José Francisco Piñero (42); Lucas Da Silva Rodríguez (14); Edgar Ferreira (17); Fabián Da Silva (23); Luis Godoy (33); Miguel Miranda (55) y su hijo Hugo Franco (33). Todos trabajaban en negro y los niños eran explotados en lo que se transforma en una práctica habitual en Misiones, relacionada a la falta de controles y el trabajo a destajo, que obliga a las familias a sumar más miembros a la tarefa y así, engrosar los magros salarios. “Las familias llevan a sus niños porque no pueden mantener dos viviendas y porque les pagan por lo que cosechan, 500 pesos por tonelada; trabajando entre 10 y 12 horas por día llegan a los 300 kilos”, reveló Ocampo al respecto de este problema ligado a la forma en que está organizado el trabajo en cultivos de producción intensiva y estacional. “Se quedan en los yerbales entre 15 días y un mes viviendo en carpa, haciendo sus necesidades en el monte. Dentro del campo le venden la comida y otros productos básicos a precios más altos para que siempre estén endeudados y tenerlos como rehenes”, agregó la referente de la ONG. “La ley dice que los niños deben estar en la escuela, el Estado debe hacerse responsable de aquellos chicos que por necesidades y mandatos culturales salen a trabajar”, comentó la diputada nacional por Mendoza, Patricia Giménez, una de las que reimpulsó la iniciativa. La legisladora agregó que si bien el mate fue el disparador, “hay trabajo infantil en olivo, tabaco, papa, vid y otros”, y que “todos los productos que se venden en supermercados y almacenes deberían contener la denominación ‘libre de trabajo infantil’”. Como puede apreciarse, se trata de producciones que requieren de una cosecha intensiva realizada por cosecheros, y, como se paga por producción –trabajo a destajo-, las familias suman brazos con los niños. Desde luego, la informalidad y la falta de controles, están íntimamente relacionadas con la explotación infantil.

Cabe recordar que en la llamada Tragedia de Salto Encantado, que puso sobre el tapete el problema del trabajo en negro, la explotación infantil en los yerbales y el traslado de tareferos en condiciones inseguras, ninguno de los responsables políticos sufrieron consecuencias legales en la provincia. Por ese siniestro evitable, no fueron investigados ni el Ministro de Gobierno, Jorge Franco –hoy diputado nacional- ni la Ministra de Trabajo, Claudia Gauto –actualmente diputada provincial. Ambos eran los responsables por la falta de controles viales en las rutas y la falta de controles en los yerbales. Franco continuó como ministro hasta el final del mandato del exgobernador Maurice Closs y Gauto, se convirtió en diputada provincial ese año. Aunque, muchos vinculan el mal resultado del oficialismo en esas elecciones con el siniestro ocurrido el 17 de Junio del 2013 –Gauto era una de las que encabezaba la lista de la Renovación. Por otra parte, es destacable que el proyecto podría ser tratado a días del Día de Lucha contra el Trabajo Infantil. Desde 2002, la Organización Internacional del Trabajo conmemora el 12 de junio el Día Mundial de la lucha contra el trabajo infantil, que se define todo actividad laboral económica o estrategia de supervivencia, remunerada o no, realizada por niñas y niños, por debajo de la edad mínima de admisión al empleo o trabajo (fijada en 16 años según la Ley 26.390), que no hayan finalizado la escolaridad obligatoria o que no hayan cumplido los 18 años si se trata de trabajo peligroso. (Telam)

Comentar con Facebook

Visitemos Misiones no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.