Qué problemas de salud pueden impedir subirse a un avión

Qué problemas de salud pueden impedir subirse a un avión
Qué problemas de salud pueden impedir subirse a un avión

Muchas veces se subestiman síntomas y patologías, pero llegada la hora de tomar el avión se transforman en un impedimento para subir.

En algunos casos hay factores f√°ciles de identificar, sobre todo porque pueden poner en riesgo la salud de los pasajeros, por eso, enfermedades infecciosas como tuberculosis, difteria o una gripe se convierten en alerta en los aeropuertos, m√°s a√ļn en vacaciones de invierno cuando las bajas temperaturas suelen propiciar estas infecciones.

Pero en otros casos, la negativa está dada por las consecuencias que puede sufrir el pasajero al no tomar ciertas precauciones. Indispensable entonces saber qué piden las aerolíneas ante estas situaciones.

1- Movilidad

No es un tema para complicarse, ni para descartar un viaje en avi√≥n, pero quienes usen dispositivos para moverse como muletas, sillas de ruedas o camillas, necesitar√°n un MEDIF (Formulario de Informaci√≥n M√©dica Standard) bastante preciso para que la aerol√≠nea conozca lo que se necesita para facilitarle el tr√°nsito por el aeropuerto, el abordaje o la salida del avi√≥n. Seg√ļn el caso, algunas aerol√≠neas pueden necesitar personal extra de aeropuerto capacitado, escaleras el√©ctricas, ascensores para llegar al avi√≥n, o anclajes para las camillas, por ejemplo.

2- Oxígeno

Cualquier persona que deba trasladarse con tubos de ox√≠geno y requiera soporte o portar alg√ļn dispositivo de control de funciones vitales tambi√©n debe contar con los certificados necesarios.

3- Yesos y otras fijaciones

Los pasajeros portadores de yesos, f√©rulas o alg√ļn tipo de fijaci√≥n o inmovilizador ser√°n tambi√©n observados por las aerol√≠neas y deben tener los certificados pertinentes.

“Una fractura seg√ļn su tipo, el lugar donde este, la severidad de la misma o el tiempo de evoluci√≥n que lelve, entre otros factores, puede tener riesgos importantes durante un vuelo, como por ejemplo que una parte de la sustancia que existe dentro del hueso fracturado, salga a alg√ļn vaso sangu√≠neo y lo obstruya”, explica la Dra Eliana Reyes, integrante del Departamento M√©dico de Assist Card. De tal forma, es indispensable que un paciente con una fractura en tratamiento, solicite al m√©dico tratante una Certificaci√≥n donde autorice volar.

“Algo similar sucede con los yesos”, agrega reyes, “llevarlo obliga a que el m√©dico tratante, autorice volar, ya que la tripulaci√≥n de cualquier aerol√≠nea, tiene la potestad de impedir su vuelo, por los riesgos que existen, uno de los m√°s frecuentes, el dolor, el edema ( hinchaz√≥n ) y tromboembolismo”. Siempre consultar con el m√©dico y avisar en caso de necesitar uno si se est√° por viajar en los d√≠as en los que se tendr√° el yeso, en algunos casos puede ser mejor utilizar otro sistema de inmovilizaci√≥n como las botas o cabestrillos, al menos hasta llegar a destino y rever la situaci√≥n.

4- Oídos y enfermedades vasculares

Cuando se trata de temas cotidianos el Dr. Jordi Grau informa que “Las patolog√≠as m√°s frecuentes de nuestros pasajeros y por las cuales debemos prestar atenci√≥n si sabemos que van a abordar un vuelo son las otitis y las enfermedades vasculares como varices”. El avi√≥n al estar presurizado y semejar una presi√≥n atmosf√©rica similar al de estar a 2500msnm, hace que las cavidades del o√≠do se expandan y la membrana timp√°nica inflamada en el caso de la otitis se distorsione con la presi√≥n, “en estos casos se corre el riesgo de perforaci√≥n timp√°nica”, aclara Grau como integrante del Departamento M√©dico de Assist Card.

En las personas con enfermedades vasculares, “el riesgo se da por el tiempo en vuelo y el estar en una misma posici√≥n, con las rodillas flexionadas (posici√≥n en el asiento). Esto y las diferencias de presiones en el vuelo hacen que se ralentice el flujo sangu√≠neo y disminuya el calibre de los vasos por la posici√≥n, generando mayores probabilidades de producir trombos”, detalla Grau. Raz√≥n suficiente para tener previa evaluaci√≥n del m√©dico y en el caso de estar apto para volar tratar de desplazarse por el avi√≥n.

5- Vacunas

Muchas veces, el entusiasmo por llegar a destino y el placer de armar un viaje sin contar con una agencia que informe detalladamente lo que se necesita para el viaje deja de lado temas importantes como las vacunas obligatorias. La falta de estas para ciertos destinos obligar√° a las autoridades aeroportuarias a impedir el viaje. Raz√≥n por la que es indispensable consultar a las entidades de salud p√ļblica o las oficinas de sanidad portuaria, m√≠nimo dos semanas antes del viaje, para poder aplicarlas.

También es importante viajar con las recetas y autorizaciones de ciertos medicamentos de tratamientos prolongados. Tener en cuenta estas medidas hará que no se presenten imprevistos a la hora de subir a un avión y empezar a disfrutar las vacaciones.

El¬†Ministerio de Salud de la Naci√≥n¬†tiene una secci√≥n en su portal web en la que alerta que “los traslados a√©reos, sobre todo los de larga distancia, someten a los pasajeros a diversos factores que pueden alterar su bienestar”

“En algunos casos especiales (como beb√©s y ni√Īos peque√Īos, mujeres embarazadas, personas con discapacidad o con problemas de salud preexistentes y aquellos que precisan asistencia m√©dica) existen m√°s probabilidades de verse afectados, por lo que se recomienda consultar al m√©dico un tiempo antes de viajar para tomar algunos recaudos adicionales”, agrega en la informaci√≥n.

También aclara que estos riesgos sanitarios se pueden minimizar si se adoptan algunas medidas antes, durante y después del vuelo. Y luego enumera las principales afecciones que pueden manifestarse durante un vuelo:

  • Presi√≥n de aire en la cabina
  • Mareos
  • Problemas circulatorios
  • Jet lag

En el caso de estrés, miedo a volar, fobias u otros aspectos psicológicos que pueden afectar un viaje de estas características, se aconseja la consulta al médico y/o psicólogo para poder abordarlos adecuadamente.

Durante un vuelo, la altura crucero que alcanza un avi√≥n va de los 9000 a 13.000 metros sobre el nivel del mar, seg√ļn la distancia a recorrer. A esa altura, la presi√≥n atmosf√©rica es tan baja que la cabina debe ser presurizada, a medida que se asciende, para garantizar la seguridad y confort de los ocupantes, recuerda la¬†Asociaci√≥n Argentina de Medicina Respiratoria¬†(AAMR).

Seg√ļn explican desde la entidad, la presi√≥n generada en la cabina es un 75 por ciento de la existente a nivel del mar, es decir, un 25 por ciento menos de ox√≠geno. Esto puede generar un peligro en la salud de los pacientes con dificultades respiratorias o card√≠acas.

En pasajeros con patolog√≠as cardiorrespiratorias (como Epoc, fibrosis pulmonar, insuficiencia card√≠aca, enfermedad coronaria o cerebrovascular), estas condiciones pueden traer complicaciones de diversa gravedad. Los trastornos pueden surgir por dos mecanismos: hipobaria (baja presi√≥n atmosf√©rica) e hipoxia relativa (baja cantidad de ox√≠geno). Esta √ļltima ocasiona s√≠ntomas como falta de aire, palpitaciones, confusi√≥n, mareos, convulsiones o dolor de pecho.

Comentar con Facebook

Visitemos Misiones no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.